logo comunidad madrid

logo UE

Hongos y líquenes

Los hongos desempeñan un papel primordial en el medio. Por un lado, descomponen la materia orgánica procedente de animales y plantas, incorporando los productos resultantes a la cadena trófica. Esta acción enriquece los suelos favoreciendo a los organismos que allí habitan. Además, muchas especies establecen relaciones simbióticas con diversas especies vegetales favoreciendo su desarrollo. En esta relación, el hongo ayuda a la planta a mejorar la captación de agua del suelo, mientras que ésta le proporciona azúcares y otros nutrientes. No obstante, lo más conocido de hongos es su cuerpo fructífero, las setas. Cuando éstas se desarrollan, principalmente en otoño y primavera, el campo se llena de formas y colores de lo más diverso, enriqueciendo el paisaje.

La diversidad de ecosistemas del Parque, favorece la presencia de una infinidad de especies de hongos. Aunque son pocas las que están restringidas a un sólo hábitat, muchas de ellas aparecen con mayor frecuencia en un tipo de ecosistema. Así, en los pinares de pino silvestre del Parque son comunes los apreciados boletos (Boletus pinophilus, B. edulis, etc.), las setas de los caballeros (Tricholoma equestre), la falsa oronja (Amanita muscaria), entre otras. El popular níscalo (Lactarius deliciosus), de color anaranjado, también aparece asociado a los pinos, pero no se restringe los pinares de Pino silvestre sino que se desarrolla en cualquier tipo de pinar. En los melojares, son habituales distintas especies de amanitas, como Amanita pantherina o A. citrina, la pardilla (Lepista nebularis) e incluso algunas especies de boletos (Boletus aereus, B. regius, B. reticulatus, etc.) entre las que se incluye el venenoso y escaso boleto de satanás (B. satanas) cuya carne azulea al contacto con el aire. Pero los hongos, no se restringen a zonas boscosas, pues, por ejemplo, en prados y áreas desarboladas, se desarrollan champiñones silvestres (Agaricus arvensis, A. campestris), senderuelas (Marasmius oreades) o la valorada seta del cardo (Pleurotus eryngii).

En el Parque está permitida la recolección de setas pero es necesario seguir una serie de normas básicas para no afectar negativamente al ecosistema.

Un caso especial de hongos son aquellos que establecen una relación simbiótica con organismos fotosintéticos (algas y/o cianobacterias), formando líquenes. Dentro del Parque existe una gran variedad de estos organismos, gracias a la diversidad paisajística de éste. En la sierra, sobre las rocas, se desarrolla Rhizocarpon geograficum de color amarillento, cuyo patrón de crecimiento recuerda a un mapa, de ahí su nombre. En los pinares serranos se encuentran gran variedad de líquenes, debido al alto grado de humedad, siendo uno de los más frecuentes Pseudoevernia furfuracea, de color gris o gris pardusco, que se desarrolla sobre la corteza, leño y ramas de los pinos. Incluso en los encinares, donde la humedad ambiental es menor, aparecen representantes de este grupo de organismos como Evernia prunastri, de color verde amarillento o verdoso en su cara superior y blanquecino en la inferior, o Parmelia glabra, de color pardo verdoso o verde oliva. En los fresnos es habitual Xanthoria parietina, fácilmente reconocible por su color amarillo.