logo comunidad madrid

logo UE

Clima y forma

En el Parque existe una gran diversidad climática dependiendo de factores como la altitud, régimen de viento o la orografía. Asimismo, aparecen determinadas zonas con condiciones diferentes dentro de un entorno climático (zonas boscosas, lagunas,...), que constituirán microclimas específicos. La temperatura media anual oscila entre los 13,5ºC de los cerros expuestos a poniente del entorno del monte de El Pardo, a los 4ºC de las cumbres de Bola del Mundo. Las precipitaciones son un factor decisivo con respecto a la flora y fauna del Parque. Existe una escasez de lluvias coincidente con el período más cálido del año, lo que provoca un prolongado período de sequía estival. La precipitación media del Parque oscila entre los 450 mm anuales del entorno de El Pardo y los 1615 mm en la zona de la Bola del Mundo.

La geología del P.R.C.A.M. presenta dos dominios bien diferenciados: la Sierra, donde predominan los afloramientos rocosos pertenecientes al zócalo hercínico del Sistema Central, formado por rocas silíceas (graníticas y metamórficas) y la rampa sedimentaria perteneciente al dominio detrítico terciario (facies arcosas Madrid).

Dehesa fresno clima forma

El límite entre un dominio y dominio es una línea de dirección NE-SW que corresponde a una falla que pasa al sur de Torrelodones-Colmenar Viejo.

El Sistema Central en esta zona está formado fundamentalmente por rocas graníticas y, en menor proporción, metamórficas. Entre las primeras destacan especialmente los granitos de grano grueso que forman el macizo de la Pedriza, sobre los cuales la erosión ha labrado sus características y espectaculares formas de relieve (domos, crestas, aristas dentadas, berrocales, marmitas, taffonis y estrías). Además se encuentran otros tipos de rocas graníticas, como las adamellitas porfídicas, y algunas rocas filonianas (diques de cuarzo, pegmatitas y lamprófidos). Estas rocas graníticas se formaron durante la orogenia hercínica, entre el Devónico Medio y el Carbonífero Inferior (hace entre 370 y 340 millones de años), habiéndose emplazado entre las rocas metamórficas más antiguas hace unos 280 millones de años, entre el Carbonífero Superior y el Pérmico, períodos geológicos todos ellos de la Era Primaria o Paleozoico.

Las rocas metamórficas afloran en una banda al norte y este del Parque (Cuerda Larga- Embalse de Santillana) y están constituidas por gneises bandeados y glandulares generados a partir de sedimentos marinos y/o rocas ígneas preordovícicas que fueron plegados y sufrieron procesos metamórficos durante la orogenia hercínica. Las series continentales terciarias que forman el relleno de la Depresión se apoyan directamente sobre el zócalo descrito o bien sobre una ligera cubierta cretácica, faltando en esta zona otros representantes de la Era Secundaria o Mesozoico. La potencia de los depósitos terciarios es variable, alcanzando en el surco de El Pardo los 4.000 metros, pero siendo más frecuentes los espesores entre 1000 y 2000 metros. Su composición varía, desde los sedimentos detríticos, de borde, a los sedimentos intermedios y químicos del centro de la Depresión (margas, yesos y calizas que aparecen desde el centro de la capital hacia el este y sur). En el área del Parque más cercana al macizo montañoso, asoman los sedimentos detríticos procedentes de su erosión, por lo que aparecen con facies gruesas, de borde, que van disminuyendo su tamaño hacia el sudeste, siendo las más frecuentes la fracción arenosa (arcosas facies Madrid).