logo comunidad madrid

logo UE

Senda de Quebrantaherraduras

Duración: 1:30 horas (ida).

Comentario: Esta senda tiene un itinerario lineal que nos permite acceder al conocido paraje de Canto Cochino sin necesidad de utilizar el coche, por lo que es una ruta muy recomendable para realizar los fines de semana y así evitar largas esperas en la barrera de control de vehículos, pues hay que recordar que existe un cupo máximo de éstos, por encima del cual, la barrera se cierra. Su paseo ofrece al caminante formidables vistas de la Pedriza y su entorno, mientras discurre entre bosques de coníferas y matorrales. Es un recorrido apto para cualquier persona con un mínimo de preparación física, si bien se recomienda no realizarlo durante las horas centrales del día, en jornadas muy calurosas, para evitar la fuerte insolación que reciben algunos tramos del mismo.

Descripción: El itinerario comienza a la derecha de la carretera que accede a la Pedriza, tras cruzar el arco de piedra que se sitúa sobre ésta. El primer tramo discurre por la vaguada del arroyo de Quebrantaherraduras, donde la vegetación leñosa, como en la mayor parte de la senda, está dominada por pinos resineros, pinos laricios y cipreses de Arizona, procedentes de repoblaciones realizadas en los años 50 y 60 del pasado siglo. Además, aparecen pies aislados de encinas y enebros de la miera, salpicados a lo largo del camino. Matorrales como la jara pringosa aparecen en el sotobosque y dominan el paisaje en zonas desarboladas, formando jarales en los que se desarrollan especies aromáticas como el romero, el tomillo o el cantueso, que impregnan el ambiente con su fragancia.

Tras cruzar dos veces la carretera y algún fuerte repecho, la senda accede al collado de Quebrantaherraduras (1.081 m), punto de inflexión del recorrido, pues a partir del mismo, la senda desciende hacia Canto Cochino. En este punto merece la pena detenerse y contemplar la extraordinaria vista que ofrece de la Pedriza. Además, en la senda que parte a la izquierda hacia las Casiruelas, subiendo por unas escaleras, a unos 50 metros hay instalado un cartel de interpretación del paisaje, que nos permite conocer los topónimos más representativos de la zona. Después de reponer las fuerzas y deleitarse con vistas que ofrece este punto, la senda se adentra de nuevo en el pinar, cruza la carretera y discurre junto al abrevadero de Peñarrebollo. En el sotobosque aparecen zarzas, rosales, brezos blancos y torviscos. Finalmente, la senda llega a los aparcamientos de Canto Cochino, desde donde se ofrecen una infinidad de alternativas para disfrutar de La Pedriza.

Puedes obtener más información de esta ruta en la web se Sendas de Madrid, o descargar un folleto de la misma desde aquí: .